Irreprensibles


Hace un par de días, estaba leyendo en Lucas sobre Elisabet y Zacarías “Y ambos eran justos delante de Dios, andando irreprensibles en todos los mandamientos y ordenanzas del Señor.” Lucas 1:6

Entonces pensé: “Quiero ser irreprensible, es algo que el Señor quiere que procure con diligencia, y Él quiere hallarme así”.

“Pero, según su promesa, nosotros esperamos nuevos cielos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia. Por tanto, amados, puesto que aguardáis estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por El en paz, sin mancha e irreprensibles.”
2 Pedro 3:13-14

Pero, ¿qué significa ser irreprensible? Es una palabra que escuché por mucho tiempo sin detenerme a pensar mucho en lo importante que era. Según algunas cosas que he leído, ser irreprensible no significa ser tan perfecto que nadie puede reprenderte; viene de la palabra en griego “anepilemptos”, la cual sería traducida algo como “no ser sorprendido”. Creo que entonces ser irreprensibles es no hacer nada en lo que te puedan soprender y seas reprendido; significa temer en todo tiempo al Señor y andar en la luz. Por eso es tan importante, por eso Dios quiere encontrarnos así.

¿Cómo llegamos a ser irreprensibles? Bien, era justo mi pregunta la mañana en el que leí sobre Elisabet y Zacarías. Y durante el día el Señor me dio la oportunidad de ponerlo en práctica, pero fallé. Ni siquiera recordaba mi oración de en la mañana. “Señor muestrame cómo ser irreprensible y ayúdame a lograrlo; quiero que siempre me encuentres así…” Pues en la noche, antes de quedarme dormida estaba repasando Filipenses 2…

Haced todas las cosas sin murmuraciones ni discusiones, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin tacha en medio de una generación torcida y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo.”

Esa es una manera en la que llegamos a ser irreprensibles, y cada día el Señor nos da la oportunidad de ponerlo en práctica. Cada día nos sentiremos tentados a murmurar en contra de las circunstancias o de las personas; nos sentiremos tentados a discutir para defender nuestro “derechos” o a causa de nuestro orgullo. Pero en medio de esto debemos recordar que Dios no quiere que obremos como normalmente lo haríamos; quiere que dependamos de Él y actuemos de una manera en la cual resplandezcamos para Su gloria; para ser irreprensibles.

Otros versículos que nos ayudan a saber como practicar el ser irreprensibles son los siguientes:

“Y esto pido en oración: que vuestro amor abunde aún más y más en conocimiento verdadero y en todo discernimiento, a fin de que escojáis lo mejor, para que seáis puros e irreprensibles para el día de Cristo.”
Filipenses 1:9-10

Conocer la verdad y obtener discernimiento nos ayudará a escojer lo que es mejor. A saber que es bueno y que es malo. Que agrada y que no agrada al Señor. El temor del SEÑOR es el principio de la sabiduría (Proverbios 1:7). Temiendo al Señor podremos escoger lo que es mejor, y así seremos irreprensibles.

“Vuestra bondad sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.”
Filipenses 4:5

¡Busquemos ser irreprensibles!

SONY DSC

Advertisements