Algunas Cosas que me ayudan a Orar


Cada año, espero que mi vida oración sea mejor que el pasado. Deseo ser más diligente, más organizada. Llevar un récord de peticiones y respuestas y un montón de cosas. Pero nunca es suficiente.

 

Aún así, a lo largo de los años el Señor me ha mostrado cosas que me han ayudado a dejar de ver la oración como un requisito, y verlo como la bendición de poder acercarme con confianza al Trono de la Gracia. Y ahora veo como la oración es algo que anhelo y disfruto, y pensar en estas tres cosas me ha ayudado mucho:
Throne“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado. Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna.”
Hebreos 4:15-16
1 Ora más cuando es difícil orar
Si eres como yo, si te sientes culpable, enojado, triste o cansado, no tienes muchas ganas de orar. Pero el Señor quiere que oremos sin cesar (1 Tes. 5:17), independientemente de nuestros sentimientos; pero con respecto a eso, Él quiere que no estemos afanosos, sino que llevemos nuestras peticiones a Él (Fil. 4:6-7), y Él sabe que necesitamos pedir perdón (Mateo 6:12). Muchas veces es nuestro orgullo lo que nos aleja del Señor. Pero necesitamos restaurar nuestra relación con Él, necesitamos Su perdón, porque lo necesitamos a Él. No dejes que Satanás gane la batalla. Así que cada vez que estés tentado a dejar de orar, humíllate ante Él y ve a orar, pide al Señor que limpie tu corazón y regocíjate en Su salvación. Siempre me ayuda orar con el Salmo 51 y recordar que nuestras batallas las gana el Señor cuando estamos de rodillas ante Él.
2 En el nombre de Cristo
Si alguna vez te has sentido indigno de ir al Señor, es porque estás yendo en tu propio nombre. Y en nosotros mismos somos totalmente indignos. Pero cuando recordamos que fuimos justificados en Su Nombre (1 Cor. 6:11), que Su sangre nos ha limpiado (1 Juan 1:7), que nos ha vestido con Su justicia (Isaías 61:10), vemos que es solo por Cristo que nos podemos acercar a Dios en oración. Y podemos gozarnos en el amor que Dios nos ha mostrado al enviar a Su Hijo como propiciación por nuestros pecados.
3 Dios está aquí
Creo que a veces oramos porque tenemos que hacerlo, o por rutina, oramos como si nosotros fuéramos Dios y Él el esclavo que tiene que cumplir nuestros deseos, y a veces solo hablamos al aire. Pero orar es estar ante el TRONO de la gracia. Es estar ante DIOS. Cuando oras Él está ahí y creo que muchas veces no somos conscientes de Su presencia cuando oramos. No ores sin creer que Dios está ahí, que está viendo lo más profundo de tu corazón mientras lo haces.
No ores al aire, no ores sin temerlo, no ores por orar. Ahí es donde recibimos misericordia y hallamos gracia para la ayuda oportuna (Hebreos 4:16). Es donde le damos nuestras peticiones y alineamos nuestra voluntad con la suya (Salmo 37:4, Mateo 26:39). Dios quiere que oremos creyendo, para darnos lo que pedimos (Mateo 21:22). Ama más a quien responde tus oraciones que la respuesta de tus oraciones. Debemos deleitarnos en Su presencia, creer que nos oye, y darle gracias.
De nuevo aquí está un archivo de cosas por las cuales orar. Y les dejo estos versículos para meditar:
Oh Señor, de mañana oirás mi voz; de mañana presentaré mi oración a ti, y con ansias esperaré.
Salmo 5:3
A ti, oh Señor, elevo mi alma.
Salmo 25:1
Bendito sea Dios, que no ha desechado mi oración, ni apartado de mí su misericordia.
Salmo 66:20
Y al orar, no uséis repeticiones sin sentido, como los gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería.
Mateo 6:7
Y de la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; porque no sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.
Romanos 8:26
Mi oración es que los ojos de vuestro corazón sean iluminados, para que sepáis cuál es la esperanza de su llamamiento, cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santo
Efesios 1:18
Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias
Colosenses 4:2
… La oración eficaz del justo puede lograr mucho.
Santiago 5:16
Pero vosotros, amados, edificándoos en vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios, esperando ansiosamente la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna. 
Judas 1:20-21
Advertisements