Si Estás Buscando en el Lugar Equivocado


Escribí esto para una chica que aprecio mucho, pero espero que a alguien más le anime a buscar al Señor…

Siempre has estado, siempre te he visto. Sonriendo, jugando, diciendo que quisieras quedarte, que de verdad quieres servir y honrar al Señor… Y yo no puedo ver tu corazón ni tu vida, no conozco tus luchas, ni las circunstancias en las que te encuentras…

Pero Dios sí, y de Él no podemos escondernos ni en la más densa oscuridad. Nuestros corazones están delante de Él (Oh Señor, tú me has escudriñado y conocido.Tú conoces mi sentarme y mi levantarme; desde lejos comprendes mis pensamientos.Salmo 139:1-2), y el conoce nuestros motivos y deseos. No hay nada que le sea oculto, no hay manera en que podamos burlarlo ni engañarlo (¿no se habría dado cuenta Dios de esto? Pues El conoce los secretos del corazón. Salmo 11:21). Las personas somos engañables, pero me pregunto por qué querríamos ganar el favor de las personas cuando Dios sabe toda la verdad. No quiero condenarte, solo veo algo, y esta es la manera en que creo que puedo ayudar…

Y por eso te pregunto ¿qué quieres para tu vida? Yo sé que el mundo es engañoso y nos ofrece cosas que parecen agradables a nuestra carne y a nuestros ojos. Yo sé que a veces seguir a Cristo, no es fácil, que negarse a sí mismo y tomar nuestra cruz no es fácil, que ir contra el mundo y contra nosotros mismo no es fácil, pero si recordamos que fuimos comprados con sangre preciosa como de un cordero sin mancha (1 Pedro 1:9), si recordamos que en esto se manifestó el amor de Dios (1 Juan 4:10), si recordamos que Él mismo es el que nos da la fortaleza y la gracia en nuestra debilidad (2 Corintios 12:9), si recordamos que nos está viendo y que algún día estaremos ante Él,  y que nos espera algo mucho mejor, ¿por qué nos seguimos engañando? ¿Por qué sigues queriendo un amor que nos es amor? ¿Por qué sigues queriendo que el mundo te acepte o que simplemente no te rechace? ¿Qué es lo que quieres para tu vida?

El mundo pasa y también sus placeres, no te dejes engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará. Porque el que siembra para su propia carne, de la carne segará corrupción 694fe0b1153524412af6c9dee4371440

… Me pregunto a donde lleva el camino que estás tomando ¿te lo has preguntado tú? Muchas veces me pregunto si lo que estoy haciendo hoy me llevará a donde quiero estar mañana…  A veces la respuesta es “NO”, a veces solo vivo el momento, a veces aunque no haga nada malo en sí, no tomo en cuenta a Dios, a veces solo parece que “sobrevivo” en lugar de tener la “Vida abundante” que Dios quiere darme… Pero es paciente, y está ahí dispuesto a perdonarme, y Él está ahí, solo quiere que vuelvas a Él, y quiere tener misericordia de ti.

Yo sé lo que quieres, quieres amor y aceptación, quieres ser especial, quieres sentirte necesaria… Y aunque lo has oído muchas veces aún no crees que eso es posible solo en Cristo, y no lo vas a creer hasta que lo vivas. El mundo sigue tratando de engañarte con una versión barata y pasajera de amor y aceptación, una versión que solo trata de alejarte de la verdadera fuente de toda bendición. La fuente misma de toda bendición, de todo amor, de toda gracia está ahí para ti, ¿la vas a seguir despreciando? Te ruego que no sigas ahí, te ruego que vuelvas al Señor, que te dejes de engañar y de aparentar que todo está bien, cuando sabes que no es así… Te prometo que va a doler alejarte, te prometo que quizás tengas que hacer cosas difíciles que no quieras hacer, dejar cosas, personas… pero te prometo que valdrá la pena y que el Señor se dejará hallar si lo buscas con todo tu corazón, que te mostrará que gracias a Jesús  ya eres amada, perdonada, aceptada, y que Él puede usarte para un propósito eterno y glorioso.

¡Por favor!

Advertisements